Translate

viernes, 5 de febrero de 2016

¿Cómo sobrevivir al Juggling diario?















"Si compartimos con cariño, alegría y amor, crearemos abundancia y alegría para todos. Y entonces este momento habrá valido la pena."
DEEPAK CHOPRA


Hoy en día es muy común que un "Es que he estado muy ocupado" sea una razón suficientemente válida para excusarse a la falta a un compromiso, y no es mentira, porque las múltiples responsabilidades que se van asumiendo con el tiempo se vuelen tan asfixiante no le dejan casi ni respirar.

El hombre y la mujer moderna viven a diario el Juggling de sus responsabilidades y se esfuerzan por no dejan caer las esferas que llevan en sus manos, como son: el trabaja, el estudio, la familia (la pareja y los hijos), las tareas de casa, los amigos, etc., y con ello los días se van llenando de estrés que a su vez se roba la tranquilidad mental hasta sentirse desfallecer.

Pero lo importante es establecer un equilibrio en la vida, de tal forma que las esferas no se caigan y que permita mantener tu tranquilidad espiritual y disfrutar del espectaculo de la vida. A continuación algunos consejos que pueden ser de ayuda para que no caer rendido en la mitad del camino:

1. Pide ayuda



Algunas veces, especialmente si eres mujer, intentas llevar la carga tu sola y eso solo hace que esta se vuelva más pesada, de manera que pide ayuda a las personas que te rodean.

Habla con tu pareja y con tus hijos, cuéntale como te sientes y pide ayuda de ellos para las tareas de la casa. Todos pueden colaborar, de acuerdo con sus capacidades y en sus espacios libres, con tareas como limpiar la casa, lavar la ropa, sacar la basura, preparar la cena, lavar los platos, etc., que van a permitirte dedicarle tiempo a otras actividades y dejan de sentir el terror de que tu casa se viene abajo si no estás.

2. Aprende a decir que no


Siempre vendrán nuevas responsabilidades, en el trabajo, con amigos, en el colegio de los chicos, con la familia, por lo cual es importante que aprendas a decir "Lo siento mucho, pero no puedo, será en otra ocasión", tienes que ser consiente que tu salud y tus responsabilidades de momento son lo que importa. Serías irresponsable contigo mismo y con los tuyos si dices SI sabiendo que no puedes responder, además afectará al equilibrio de tus cargas, piensa que será una esfera más que deberás vigilar para que no se caiga..


3. Prográmate


Que las múltiples responsabilidades no te nublen la razón, no permitas que una se convierta en más importante que la otra. Prográmate para desconectarte del trabajo o del estudio y dedicarte a tu familia un fin de semana o en vacaciones, también puedes planear pequeñas actividades que sean de una tarde o un par de horas de manera que no tengas que abandonar a los que quieres, pero también puedas cumplir con tus compromisos académicos o laborales de ser necesario. Montar bicicleta, hacer un picnic, ir a comer helado o al parque de diversiones, organizar una cena romántica, te hará bien porque te permitirá salir de la rutina.

4. Duerme bien

De seguro cuando tienes muchos compromisos hacer horas extras no es una opción que se discuta, pero no siempre tiene que ser así. Intenta programar tus actividades de tal forma que duermas las horas necesarias para tener un nuevo día productivo.


Te recomiendo especialmente midas tus fuerzas al momento de programas actividades nocturnas. Si sabes que estás cansado y vas a estudiar no pienses en abarcar algo que sabes que no podrás hacer hacer, eso solo hará que tu estrés crezca porque tu cerebro se quedará con la preocupación de una tarea que se quedó sin terminar.

Antes de irte a la cama regalate un baño, una bebida relajante y cinco minutos de música, eso te permitirá ponerte en disposición a descansar, de manera que tengas un sueño más placentero.

5. Sonríe


Mantén tu mente en positivo, no le des lugar al pesimismo o al aburrimiento, cuando sientas que estás al borde de tus capacidades, te recomiendo que hagas el siguiente ejercicio, a mi me sirve para pensar y recuperar el control:



Cierra los ojos, cuenta hasta diez y respira profundo y despacio tres veces, abre los ojos, sonríe y camina mientras sonríes.



De acuerdo con estudios médicos, cuando una persona sonríe experimenta sentimientos de felicidad que le permitirán ver la vida de una forma más positiva.

6. Dedica un tiempo para tí


No permitas que ninguna de tus responsabilidades y ocupaciones te quiten tiempo contigo. Siempre que puedas, ojalá cada día, regalate un momento para tí. Ver un programa favorito, tomar una copa de vino, leer el periódico, tomar un baño de agua tibia, salir a dar una caminata, o cualquier otra cosa que prefieras.

Piensa en ello como pequeños detalles que te das a ti mismo y que te permitirán mantener el equilibrio espiritual que necesitas para afrontar tu vida. Busca dentro de ti la fortaleza que tienes, pero recuerdale a tu Yo interior que es importante y reconectate con él.  



Es claro que los compromisos no dejaran de estar, de manera que lo mejor es tratar de mantener el equilibrio y sacarle el mejor provecho a la situación. De seguro cada uno de tus responsabilidades te dejan una satisfacción que no tiene precio, pero mientras eso ocurre, no dejes que se te roben la felicidad de tus días y la sonrisa de tu cara.



Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación