Translate

lunes, 15 de febrero de 2016

Un proyecto para los chicos: Tolerancia en un mundo de diferencia


En un mundo de diferencias, donde cada uno es único, es necesario entender y respetar la diversidad y que desde casa los más chicos lo comprendan, por lo que trabajar con ellos un proyecto de tolerancia será de gran ayuda para que se convierta en mejores personas y más feliz.

Aun cuando no soy madre todavía, desde mi experiencia como tía de los hijos de mi hermana y de mis amigas y amigos, he podido darme cuenta que los niños requieren bases sólidas en valores para que su vida en sociedad sea más fácil y  es responsabilidad de los adultos emprender dicha formación, tarea que concierne especialmente a los padres, pero de la que también pueden participar tios, abuelos, padrrinos, primos, amigos, etc. 

A veces creemos ser respetuosos, pero somos dados a la critica o al desprecio de los demás por cosas tan tontas como su forma de vestir, su gestos, color de piel, etnia, creencias religiosas, etc., creando los estereotipos que hacen que nos comportemos irrespetuosamente y seamos intolerantes y peor, que enseñemos esas malas costumbres a los más niños.

Para evitar que eso suceda,  la doctora Elizabeth Lombardo, psicologa clinica y autora del libro A happy you, recomienda poner en práctica las siguientes estrategias en el proyecto de Tolerencia en casa:


1. Diversifica tu vida: 
Si eres padre debes saber que eres el mejor ejemplo que tendrán tus hijos en la creación de sus conductas, de manera que será necesario que entiendas, aceptes e incluyas la diversidad como parte tu la vida, que ellos entiendan que lo que parece “diferente” es totalmente “normal”. Para ello realizar acciones como:
  • Explorar las diferentes culturas a traves de la comida, ya sea comiendo en resturantes internacionales o preparando en casa comida de otros lugares del mundo.
  • Ver programas de televisión de otros países, en los que se evidencia la vida en otras culturas y conversar con los niños al respecto.
  • Participar de actividades interculturales, donde grandes y chicos con características, capacidades y creencias diferentes hagan parte de ello.
  • Identificar sus origenes culturales y compartir con tus hijos, explicandole las creencias y costumbres propios de la misma, así como la importancia de los mismos para su identidad.
2. Discernir antes de juzgar: 
Ayuda a tus hijos a aprender a discernir en ver de juzgar, a ver las diferencias y no a calificar las diferencias. Es así que cuando surjan comentarios descriminatorios hacia otro niño o persona le cuestiones diciendo: ¿Cómo te sentirias si escuchas a alguien hablar así de tí? ¿Cómo crees que se siente esa persona si te escucha decir esas cosas de ella? ¿Quién eres tu para criticarle? y permite que puedan reflexionar sobre su conducta, apoyando sus actos de revindicación al respecto. 
3. Mírate tu mismo: 
A veces a través de nuestras propias acciones llevamos a que los niños sean malos observadores de sus semejantes y hagan juicios hacia ellos, surgiendo comentarios como: "Mira como se viste esa niña", "Esa mujer parece una loca", de manera que deberás iniciar quitando de tu boca comentarios de ese tipo que los inciten a ellos a realizarlos también, así como a estar atento a que en el momento en el que los hagan puedas explicarles  que las personas tienen diferentes estilos, que aun cuando no estemos de acuerdo con ellos, es su estilo y que este en ningún momento tienen que ser el mismo que nosotros tenemos. 

4. El espejo: 
Enseña a tu hijo a respetarse a sí mismo y que apartir de allí respete a sus semejantes. Un buen ejercicio es pararlo frente a un espejo y hacer que se resconozca e identifique sus cualidades y entienda que le acompañaran en su vida. Utiliza el albúm familiar, una revista o internet para ver juntos fotos de diferentes personas y reconocer las diferencias que los hacen únicos a cada uno, de tal forma que comprenda que cada persona es particularmente diferente y que esto es tan normal como pueda creerlo. 

5. Las malas conductas y la tolerancia: 
Es necesario que orientes a tu hijo o hija a que la tolerencia no significa tolerar malas acciones y hacerse complice de conductas inadecuadas, en las que se irrespete o se hiera a los demás o se violen las reglas. Es importante que le ayudes a identificar la diferencia entre el respeto a las demás personas y las conductas inadecuadas que puedan cometer; asegurate especialmente que entienda que estas últimas tienen consecuencias. 

En un mundo que se hace cada vez más abierto e intercultural, conviene que le permitas a tus hijos ser tolerantes. De acuerdo con kidhealth.org “la persona que aprende a tolerar las diferencias con una mente abierta tendrá más oportunidades en educación, negocios y muchos otros aspectos de la vida” en la medida que comprende que las diferencias de las personas enriquece su vida y le proporciona ideas y energía renovadas.

Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación