Translate

martes, 15 de marzo de 2016

Hábitos de una vida saludable

El cuidado de nuestra salud abarca diferentes aspectos, entre los que se encuentran la alimentación, el ejercicio, el descanso y las emociones, entre otros, y lo podemos hacer de forma fácil siempre que estemos dispuestos incluir rutinas diarias que permitan adoptar hábitos saludables.

En mi incansable búsqueda de consejos para cuidar la salud, he encontrado una serie de recomendaciones, dadas por especialistas en el tema, las cuales comparto a través de esta siguiente lista rutinas diarias. 

1. Al comer

Dieta mediterránea: es aquella en la que se consume equilibradamente cereales, frutos secos, frutas y vegetales; reduciendo las carnes rojas y aumentando el consumo de pescado, especialmente el salmón que es rico en grasas no saturadas, así como de las legumbres. El secreto de esta dieta está en el aumento de la ingesta de grasas monoinsaturadas, con grandes beneficios nutricionales que disminuyen el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la diabetes o cardiovasculares.

Incluye hojas verdes en tu plato: Considera comer una porción diaria de hojas de espinacas, col, acelgas, rúcula, lechuga o demás hojas verdes comestibles, ya sea en ensaladas o la preparación que prefieras, y aprovechar el gran contenido de luteína y zeaxantina, dos antioxidantes, que de acuerdo con estudios médicos, ayudan a prevenir enfermedades oculares asociadas con la edad, así como cardiovasculares y el cáncer de pulmón.

2. En la merienda

Comer flavonoides: Los flavonoides son un conjunto de sustancias que se encuentran en las frutas y verduras, dándoles la pigmentación que tienen. Los flavonoides ayudan a nuestro cuerpo a combatir el envejecimiento celular, la demencia senil, el Alzheimer y algunos tipos de cáncer, además en la reducción de inflamaciones. Esta sustancia está presente en alimentos como el té verde, fresas, frambuesas, chocolate, moras, entre otras.

Cuando pienses en la merienda considera a las frutas, el chocolate y el té verde, entre otros, como una buena alternativa para saciar tu hambre y proporcionar a tu cuerpo herramientas para trabajar.

3. El ejercicio

Ejercitarse ayuda a la memoria: De acuerdo con el neurólogo, Majid Fotuhi, un estudio médico realizado por el NeuroExpand Brain Center, demostró que las personas que se ejercitaron durante un año tuvieron un crecimiento del 2% de su campo hipotalámico, el cual literalmente se encoge un 2% por cada década de nuestra vida. Dado que un tercio de nuestro cerebro se encuentra constituido por vasos sanguíneos, es importante mantener un sistema cardiovascular saludable, para lo cual el ejercicio es el método más efectivo.

Caminar tres o cuatro veces a la semana, saliendo a pasear a la mascota o los niños, caminar al trabajo o alguna otra actividad, será de gran beneficio para que tu campo hipotalámico no se encoja tan rápido como lo hará si eres una persona sedentaria. 

4. En el trabajo

Evita estar sentado por largos períodos: Está más que dicho que pasar largos periodos sentado aumenta los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes. De acuerdo con investigaciones llevadas a cabo en la Universidad Estatal de Kansas, el estar sentados por largos períodos (más de 4 horas) reduce el flujo de sangre al cerebro y al corazón.

La recomendación, especialmente para aquellas personas cuyo trabajo les exige estar sentado la mayor parte del día, es dar pequeñas caminatas cada hora, también puedes considerar tener una pelota de pilates como silla de escritorio, de tal forma que hagas trabajar tus músculos y aumentar así el riego sanguíneo de tu cuerpo. 



5. Al descansar

Desconéctate de la tecnología: De acuerdo con el Dr. Bruce Rabin, de la Universidad de Pittsburgh, las personas que permanecen conectados a sus celulares, tabletas o computadores hasta dormirse presentan mayores niveles de estrés que aquellas que se desconectan y realizan actividades diferentes al llegar a sus casas. Además estar conectados aumenta las posibilidades de desarrollar dependencia del trabajo y perder el contacto cara a cara con las personas que tienen cerca.

Intenta fijarte un horario en el cual tu celular pierda relevancia para ti, y dediques tu tiempo a estar con los tuyos. Considera darte un baño relajante y leer un libro antes de dormir o discutir sobre proyectos con tu pareja o tus hijos.



En la medida que nos hacemos consciente de las actividades que hacemos a diario y cómo estas afectan a nuestra salud, y adaptamos para ello oportunamente hábitos saludables, contribuimos a nuestra calidad de vida y salud a largo plazo. No es fácil adopta algunas rutinas por lo que se debe tener disciplina y paciencia, introduciéndose gradualmente hasta que se conviertan en un hábito.  

Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación