Translate

lunes, 25 de abril de 2016

¿Cómo convertirse en una familia sostenible?


Desde el hogar y con la colaboración de cada uno de sus miembros podemos hacer un aporte significativo en el ahorro de energía y de agua, además del dinero, que podríamos usar en otros gastos más útiles. Por otra parte, podremos aportar en la formación de la cultura ambiental en los niños, quienes serán los ciudadanos del futuro, ayudándoles a adquirir hábitos ambientales que les permitan actuar bajo una mentalidad de sostenibilidad con responsabilidad hacia su planeta; indudablemente ésta es una tarea que queda más fácil si se inculca a través del ejemplo y dentro de la cotidianidad del hogar.

El agua es un derecho, una responsabilidad y una necesidad de todas las personas, por lo que hacernos los desentendidos o caminar en marchas no es precisamente la solución. Si adoptamos hábitos que permitan crear una cultura del ahorro, del reciclaje y del aprovechamiento de los recursos que la madre tierra nos proporciona, estaremos aportando más de lo que podríamos imaginar, ya que el impacto de nuestras acciones se ve reflejado directamente en el medio ambiente.

Es así que el consumo energético y de agua y la producción de basura pueden volverse una oportunidad para ayudar a tus hijos e iniciarle en la cultura de la pro-actividad, al momento que conviertes a tu un hogar en sostenible, lo que verás reflejado en las facturas de tus servicios, en tu consciencia ambiental y en la mentalidad ecológica de los más pequeños (esto no tiene precio).

Te invito a practicar con los más pequeños el principio de las tres R: Reducir, reutilizar, reciclar; diviértete y aprende junto con ellos siguiendo los siguientes consejos:

Reducir

¿Qué hacer? 
  • Reduce el tiempo de baño, intenta que el baño no demore más de 5 minutos. Mientras se enjabona cerrar la ducha. A los niños puedes bañarlos juntos. De esta forma podrías ahorrar hasta 3.500 litros al mes. 
  • Al lavarse los dientes, acostumbre cerrar el grifo mientras se lava los dientes incluso puede usar un vaso para reducir el gasto del agua. Es importante vigilar que los más chicos no hagan regueros de agua cuando están realizando esta actividad de forma independiente..
  • Uso eficiente de los electrodomésticos. Tomate un tiempo para ayudarle a tu niño con las siguientes actividades cuando participe de ellas. Al lavar los platos a mano se puede llenar el lavaplatos y enjabonar todos los platos, luego se descarga y se vuelve a llenar para enjuagarlos. Si se usa el lavaplatos eléctrico y la lavadora intenta que tengan carga completa. De igual forma, puedes controlar el uso del agua caliente para estas actividades.
  • En la iluminación, habla con tu hijo sobre la importancia de aprovechar la luz solar, pidiéndole que te ayude a correr la cortinas o subir las persianas, así como de apagar la luz al no estar usandola, para ello puedes encomendarle la vigilancia de uso que los demás miembros de la casa hacen de la luz, creando un sistema de sanción para aquel que incumplan con la consigna de apagar la luz, dejando que sea el niño quien la imponga.
  • Nevera /refrigerador quede bien cerrada, enséñale a tu hijo a que cierre bien el refrigerador cuando haya necesitado abrirlo, de igual forma, evita que lo abra innecesariamente y por periodos de tiempo prolongados. Recuerda que una de las principales razones del gasto de energía está en no cerrar bien la puerta de la nevera. .

Reutilizar

¿Qué se puede hacer? 
  • Reutiliza el agua para otros propósitos, por ejemplo: pueden recoger el agua que se deja correr de la ducha mientras sale el agua caliente, o la que usan para enjuagarse, con la que se laven las frutas o cocinen los huevos, o al enjuagar los pisos, los platos o la ropa, y esta puede usarse para regar las plantas del jardín  o de tu huerta (si no fue contaminada con químicos) o descargar el sanitario, entre otras opciones más. Puedes disponer de una cubeta asequible para que tu hijo te ayude con la recogida del agua y al final del día regar juntos las plantas.

  • Dale un nuevo propósito a las bolsas: la cultura del abuso de la bolsa plástica hace que terminemos con mil bolsas en la casa. No las tires a la basura, si dispones de un lugar para guardarlas, puedes enseñar a tus niños a doblarlas y guardarlas, luego las pueden usar para empacar algo más e incluso para las canastas de basura más pequeña.
  • Heredar ropa: antes de pensar en comprar ropa nueva considera que la ropa que ha dejado de quedarle a los más grandes sea usada por los más pequeños de la casa, es una forma de reutilizar antes de pensar en botarla. Si no hay quien pueda heredar la ropa que deja tu hijo entonces donala a una fundación o alguien que la necesite.

Reciclar

¿Qué se puede hacer? 
  • Separa los alimentos: dispone de los espacios en casa para clasificar la basura y tómate un tiempo para ayudar a los niños a que lo hagan. Puedes comprar o hacer con algunos materiales reciclados los respectivos depósitos para la basura orgánica y las botellas plásticas y vidrios. Dándole un uso eficiente a cada uno de ellos.
  • Crea manualidades: utiliza materiales como botellas plásticas, tubos de papel, paletas, pitillos, etc., para realizar algunos elementos decorativos para su habitación, el jardín u otro lugar de la casa, en los cuales trabajen juntos. Mira algunas ideas.
El profesor Super O recargado, tiene una serie de capítulos sobre la eficiencia energética, que son muy educativos.
  

Entre estas encontrarás muchas más recomendaciones en internet, las cuales puedes implementar en la medida de tus posibilidades y deseos, siempre siendo consciente de que tus acciones, junto a las acciones de las personas que lo están haciendo, contribuyen en el bien de la naturaleza y aportas a disminuir la huella hídrica.


Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

2 comentarios:

Ana Fernández Ruiz dijo...

Me encanta tu post. Es importante que los más pequeños se conciencien desde el principio.

Dalila Díaz Santana dijo...

Gracias Ana María por tu comentario. Así los chicos son nuestra promesa del futuro.

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación