Translate

viernes, 8 de abril de 2016

Diseñando la felicidad






Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción. 
Joaquín Sabina






Haber hablado en el pasado post de las razones que nos llevan a la infelicidad, me hizo considerar que era necesario dedicar uno a hablar de la formas como podemos construir nuestra felicidad, de poder hacer de nuestros días momentos saludables, satisfactorios y felices. Al fin y al cabo eso es lo que más anhelamos las personas en la vida.

No se desde cuando en el corazón y mente de la humanidad se anidó la idea de que el dinero, el poder y la fama dan la felicidad. Conscientes o inconscientemente crecemos con esa creencia común, que termina siendo un llamado al mundo de las posesiones como una clara alternativa para ser felices, que nos hace perseguirle a toda marcha. Está sembrado en nuestras mentes que cuando seamos adulto y logremos tener mucho de ese “poder” que da el dinero o la fama nos habremos realizado. El problema es cuando se llega a esa etapa de la vida llenos de compromisos y deudas y con la insatisfacción de no estar en el camino correcto.


Si te pasado algo por algo como esto y has sentido la necesidad de replantear la ruta de tu vida, entonces te invito a leer algunas ideas claves y sencillas que te puede orientar en ese propósito.

1. Construir relaciones humanas saludables y constructivas

De acuerdo con un estudio, realizado en la escuela de medicina de la Universidad de Harvard, por el Dr. Robert Waldinger, la soledad es uno de los principales causantes de enfermedades y amargura y, no es la soledad por falta de amigos o personas que nos acompañen, sino de la que se siente al vivir en un matrimonio conflictivo o en un espacio de trabajo competitivo; esa misma soledad que acompaña a las redes sociales que se encuentran llenas de supuesto amigos.

El estudio deja ver que relaciones de parejas son verdaderamente fundamentales para construir relaciones profundas, fundamentadas en el amor y a prueba de crisis, porque justamente los momentos de crisis son los que le permiten a la parejas poner a prueba sentimientos de empatía y apoyo, los cuales estrecharon aún más sus relaciones; similar ocurre con las familias.

A lo anterior se suman las relaciones sanas y de confianza que se pueden establecer con amigos y, que nos permitan crecer y hacernos mejores personas, compartiendo tiempo de calidad que contribuyen a nuestra felicidad.

2. Proponerse metas

Establecerse metas nos hace sentir que nuestra vida tiene un significado y un propósito por el cual vale la pena seguir adelante y luchar, disfrutando tanto el resultado como el camino recorrido para alcanzarlo, lo que a su vez fomenta la autoconfianza en nuestras habilidades.

De acuerdo con el filósofo John Stuart, estamos diseñados para disfrutar de la anticipación de un momento feliz y, saborear la memoria de lo vivido, lo cual según Mark Wilson responde a un instinto natural de las personas, el cual se remonta a nuestras habilidades primitivas de liberación de dopamina, por nuestra habilidad de caza.

Basados en este principio de la felicidad, empresas como Disney y Lippincott, diseñan las actividades que ofrecen a su público, para lo cual tienen en cuenta tres momento fundamentales: la expectativa, la experiencia y la memoria.

3. Soltar el pasado y perdonar

Como bien lo dice María Jesús Álava, en su libro Las 3 claves de la felicidad, el perdón a nosotros mismos nos da equilibrio y el perdón a los demás nos libera de la tensión y el desgaste que produce el resentimiento.

Todos tenemos un pasado, y en este se han vivido experiencias tanto dulces como amargas, las cuales deberán ayudarnos a vivir mejor al aprender con ellas, pero sin tener que quedarnos estancados, en ese momento. Así, las personas que se fueron de nuestra vida, los errores cometidos o los daños sufridos, hoy hacen parte del pasado y se deben dejan haya, porque si no las sueltas se volverán como un peso que te arrastra hacia atrás y te hace sentir el martillazo del fracaso por no haber podido hecho las cosas mejor.


4. No asumir culpas ajenas y vivir el presente

Cuántas veces te has sentido el culpable de lo que le pasa a otras personas, pensando que lo que haces o dices les afecta. Así encontramos a padres que se sienten culpables porque sus hijos son groseros o tienen comportamientos agresivos, pensando que son el reflejo de sus acciones, lo cual no tiene porqué ser así, además sentirse culpable no arregla la situación, solo lo hará buscar soluciones definitivas. De igual forma, los hijos que viven pensando que si se alejan de sus padres son malas personas, y se quedan aún a costa de renunciar a sus propios deseos, recorriendo un camino seguro a la amargura o el resentimiento.



5. Aceptar la vida como es

Para mi este es el más importante de los aspectos que he expuesto, como dice el profesor de psicología positiva de la Universidad de Harvard, Tal Ben Shahar, en su libro Being Happy, no hace falta ser perfecto para llevar una vida llena de satisfacciones, lo que hace falta es aceptar la vida tal como es, porque eso "te liberará del miedo al fracaso y de las expectativas perfeccionistas", a las que nos someten los paradigmas sociales y prototipos a seguir.

Dice este experto, que la expectativa agrandada de querer ser muy feliz no permite serlo. Es necesario que se entienda la vida, con todo lo que la compone: trabajo, familia, metas, éxitos y fracasos, como un momento único en el que todo tiene lugar y debe aprovecharse al máximo, buscando simplificar todo lo que se posible, a fin de disfrutar más lo que realmente nos gusta y vale la pena.

Esta cinco claves son solo algunas de las formas de construir una vida de plenitud, pero definitivamente cada persona será responsable de hacerlo posible en la suya, porque creo que la vida es del color que queramos pintarla y nuestra felicidad depende más de un estado mental que de las cosas que nos rodean, o lo que se llama locus de control, es decir, el lugar en el que se sitúan las responsabilidades de los hechos.



Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación