Translate

lunes, 18 de abril de 2016

Ser multitarea: un mal hábito disfrazado de habilidad


Soy la que me jactaba, hasta ayer, ante mi esposo, diciendo que puedo ser multitarea y él no, considerando a esta posibilidad como un atributo que me da rasgos de superioridad mental. Mientras yo usualmente veo la televisión, leo un artículo y llevo una conversación por chat, al mismo tiempo, él puede escribir un mensaje y sonreírme, resultándome insuficiente, lo que no sabía es que él está haciendo mejor las cosas que yo.

Las múltiples exigencias de la vida moderna, en la que estamos conectados todo el tiempo, recibiendo mensajes de correo, llamadas, mensajes de texto al momento que estudiamos, hacemos un informe, hacemos las compras, u otra actividad, de mayor o menor concentración, nos lleva a estar atender varias tareas al tiempo, lo cual más allá de aumentar nuestra productividad hace que nuestro cerebro se sature, porque lo que ganamos atendiendo a varias cosas a la vez lo perdemos en tiempo para hacer cada tarea bien.
Diferentes estudios científicos realizados a nivel mundial como el de Ecole Noramle Superieure de París (Francia), la Universidad de Stanford (EEUU) y el MIT neuroscientist Earl Miller, han demostrado que la multitarea ralentiza el cerebro, haciendo que perdamos tiempo, nos sintamos más cansados y aumente el nivel de estrés. Suficientes razones para querer saber por qué sucede esto y no querer que nos suceda.

1. El índice de inteligencia efectiva es baja
 

A lo que el Dr. Glenn Wilson, quien ha hecho investigaciones al respecto, llama Info-manía, no es más que, eso que sucede cuando estamos sentados trabajando frente a nuestro computador tratando de realizar un informe y hay un mensaje pendiente en la bandeja de entrada o una ventana de chat abierta con un mensaje por contestar. Esto hace que nuestro índice de inteligencia efectiva baje entre 10 y 15 puntos, lo que se refleja en la reducción de la memoria y la capacidad creativa.



2. Pérdida de concentración.

“La multitarea da al cerebro pequeñas cucharadas de dopamina”, creándole una adicción. Cada vez que terminamos una tarea liberamos dopamina, lo cual para el cerebro es un premio por una tarea cumplida, pero también puede ser un premio a su perdida de enfoque. Esto llevará al cerebro a buscar nuevas tareas por más pequeñas que sean, para recibir nuevos premios. Así nos podemos encontrar mirando el celular y buscando notificaciones nuevas en medio de un trabajo importante.

3. Almacenamiento erróneo de la información




De acuerdo con un estudio del Dr. Russ Poldrack, neurocientífico de Stanford, cuando se estudia y se ve la televisión, por ejemplo, lo aprendido no llega al hipotálamo para que este haga la clasificación adecuada de la información para su almacenamiento, sino que se queda guardada en una región llamada cuerpos estriados, los cuales almacenan habilidades o procedimientos, no ideas o hechos, por lo cual al momento de querer recuperar la información será más complicado para el cerebro.




4. Aumento de la producción de cortisol

Cambiar de tarea constantemente hará que aumente el nivel de ansiedad (el cerebro quiere nuevas tareas para obtener sus premios), lo cual aumentará la producción de la hormona del estrés cortisol en el cerebro, lo que podría conllevar, además de los problemas de salud a que nos sintamos irritados, impulsivos y ansiosos.



5. Aumenta el gasto energético


Nuestro cerebro gasta mucha de la energía que recibe nuestro cuerpo para sus procesos, que van desde pensar hasta controlar nuestros sistemas, pero pasar de una tarea a otra, en todo momento se estará gastando energía que podría ser usada en el desarrollo de una tarea importante. Esto hará que nuestro cerebro se sienta más cansado y desorientado, porque ha quemado su combustible (glucosa oxigenada) al intentar ir rápidamente de un lado a otro.

De acuerdo, con algunas investigaciones algunas personas pueden ser multitareas, lo que es poco común, pero esta característica radica en la capacidad que tienen para cambiar rápidamente de una tarea a otra sin que su cerebro se recaliente. Pero de acuerdo con el MIT Earl Miller: "La gente no puede hacer [multitarea] muy bien, y cuando dicen que pueden, están engañando a sí mismos."

He considerado seguir consejos como: organizar mis tareas y dedicar a cada una un tiempo específico, donde revisar el correo electrónico o mis actividades en las redes sociales, tendrán un momento diferente a cuando escribo o leo, ya les contaré como me va.

Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

2 comentarios:

Daisy Diaz dijo...

Totalmente cierto, y lo peor es que nos sentimos orgullosos de hacerlo.

Carmen Cecilia Navarro de Arenas dijo...

muy buena y estoy practicando pues no me es fácil hacer solo una tarea a la vez.pero en la comparación con el hombre ahí si se comprueba que el diseño original para ellos fue así.

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación