Translate

viernes, 29 de abril de 2016

Teletrabajo: Pros y contras

Si eres de los que decidió cambiar el trabajo presencial por el teletrabajo (telecommuting, telework, teleworking) o las circunstancia te han llevado a trabajar desde casa en una actividad independiente o contratada, además de haberse liberado del panorama espeluznante que constituyen la maratón matutina, el tráfico y el jefe respirando en el cuello; eres una vanguardista, porque esta modalidad de trabajo, que de acuerdo con las estadísticas la lleva a cabo el 35% de los trabajadores, es considerada de gran acogida en el futuro.

Desde 1990 Gorge Bush consideraba al teletrabajo como un buen negocio: "veinte minutos diarios de desplazamientos hacia y desde la oficina suponen anualmente la pérdida en carretera de dos semanas estresantes de cuarenta horas laborales cada una. (...) El teledesplazamiento [telecommuting] supone un ahorro de energía, una mejora de la calidad del aire y un aumento de la calidad de vida.” Y claro que no es mal negocio, efectivamente permite ahorrar tiempo, costos y medio ambiente. Tres recursos importantes para la sociedad actual.

El teletrabajo es una magnífica oportunidad para las mamás trabajadoras que quieren pasar mayor tiempo con sus hijos, para las personas que han tenido que desplazarse a otro lugar y desean mantener su trabajo, así como las personas productivas con problemas de movilidad o en condición de discapacidad.

Pero, si bien esta modalidad de trabajo cobija ventajas, también puede tener sus implicaciones si no reparamos sobre las mismas. A continuación, les hablaré de algunos aspectos a considerar, con base en mi experiencia:


1. Horarios flexibles

Puede crear sus propios horarios de trabajo y no tener control de entrada y salida. Pero esto también puede hacerle creer que dispone de las 24 horas para trabajar, y extralimitarse y dedicar más tiempo del que debe al trabajo, o dedicar más tiempo a otras actividades asumiendo responsabilidades que sobrepasan sus posibilidades, lo que te puede llevar al mal hábito de ser un multitarea.

Requiere tener un control estricto de su dedicación diaria al trabajo, si es posible establezca una agenda para la semana o para el día y considere el tiempo en el que trabajará.


2. Ahorro de tiempo y dinero

Trabajar desde casa le evitará el gasto de tiempo hasta la oficina, dinero en transporte (pasajes o gasolina), además del dinero que gastaría en ropa para la oficina y comidas fuera de casa. Pero, también es cierto que no tener que salir de casa se puede volverte en una persona sedentaria, llevando a tener problemas musculares y esqueléticos, así como puede ser víctima de la depresión por la falta de interacción con otras personas.

Organice su agenda y programe actividades fuera de casa luego de su jornada de trabajo: salida hacer ejercicio, tomar un café con amigos, realizar un tipo de actividad de voluntariado, hacer un curso, visitar la familia o salir con los niños o la pareja. 




3. Reducción del nivel de estrés

No tener que conducir o tomar transporte todos los días para ir al trabajo reduce significativamente para muchos el nivel de estrés del día, sumado a esto la liberación de los múltiples problemas que presión laboral o mal ambiente, pero si no haces buen uso de tu tiempo o si al trabajar “sin horarios” te saturas de trabajo, y si, además, eres empleado y, tu jefe no distingue de hora para enviar correos o solicitar informes, puede ser que tus niveles de estrés aumenten más de lo que imagines. 


El horario para tus actividades laborales vuelve a ser importante, debes decidir hasta qué hora revisas tu correo o recibes llamadas de trabajo y cumplir con ello, conversa con tus compañeros de trabajo y dejarle claro tus horarios e incluso a tu jefe, siempre que sea necesario.

4. Mayor tiempo para la familia o actividades personales

Efectivamente, ahora tendrás más tiempo con la familia, podrás compartir con ellos desayunos, almuerzos y cenas, no te perderás los cumpleaños, las celebraciones especiales, podrás ayudar a tus hijos en sus actividades. Pero si te descuidas puedes mezclar tu vida laboral con la personal. Si eres de los que llevaba trabajo a casa ahora que lo tienes en casa todo el tiempo, puedes acabar robándose momentos preciados con tu familia o a ti mismo.

Haz uso de la flexibilidad de tus horarios, programa bien las actividades laborales y las actividades personales, define la prioridad de cada una y crea una estrategia para atenderlas. Se riguroso contigo mismo y dedica más tiempo a esas cosas que te hacen feliz e intenta que trabajar en casa no se vuelve un problema. Habla con tu familia y pide su ayuda para organizarte en tu trabajo y para hacerlo con la mejor dedicación posible. 


5. Mayor productividad

Si bien es cierto que muchas veces las interrupciones por consultas de compañeros o las extensas reuniones impiden concentrarse en el desarrollo de un proyecto o de una actividad, lo cual afecta nuestra productividad, también lo es que si no somos cuidadosos del uso de nuestro tiempo y si somos de los que necesitamos control podemos acabar reduciendo nuestra productividad porque nos dejamos distraer por situaciones del hogar o en el peor de los casos el ambiente que se ha elegido para trabajar tiene más distracciones que el puesto de trabajo en la oficina.

Es importante que identifiques cuáles son tus horas al día en el que eres más productivos e intentes sacarle el máximo provecho a este tiempo, de igual forma, así como dispongas de un espacio alejado del ruido, con buena iluminación y ventilación y alejado de distractores como la televisión o los niños, para que te concentres en tus actividades. 



Con el incremento de las tecnologías de la información y la comunicación, las posibilidades de poder trabajar a distancia son cada vez mejores, no solo porque se van mejorando o dando las herramientas necesarias para poder hacerlo con mejores condiciones, sino también porque con ella misma surgen nuevas alternativas de trabajo como es el marketing digital, la asesoría, la administración de recursos web, escritores freelance, entre otros, lo cual desdibuja el panorama tradicional de trabajo y amplía las posibilidades de hacerlo, permitiendo ver que las limitaciones van desapareciendo, pero que también con ella aparecen nuevos riesgos que debemos prever.


Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación