Translate

lunes, 2 de mayo de 2016

Bullying social: ¿victima o victimario?



¿Qué harías si has iniciado el aprendizaje de un nuevo idioma y cada mala expresión de una palabra es motivo de burla de tu profesor(a)?

El bullying es un fenómeno que se presenta en todos los escenarios, aunque se ve más marcado en el entorno escolar, y se dá no solo entre adolescentes y jóvenes, pues los hechos demuestran que, aunque en menor medida, los adultos también pueden verse envueltos en esta situación. No podía creerlo cuando mi amiga de 37 años me habló de maltrato psicológico que ha tenido que vivir, de mano de su profesora, porque no puede pronunciar correctamente algunas palabras en inglés, esto me ha hecho reflexionar acerca de la arraigada cultura de la discriminación que nos acompaña y en la indignación que se debe sentir al ser maltratado.


De acuerdo con Ricardo Bucio, expresidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, en una entrevista a Televisa, el bullying y la discriminación son dos formas de violencia que están muy relacionadas, ya que ambas están basadas en la desigualdad, donde la descriminación, ocurre cuando un grupo no acepta a una persona por sus características, tales como: raza, nacionalidad, nivel socioeconómico, formación académica, color de piel, tendencia sexual, etc.; y el bullying puede ocurrir con o sin este tipo de prejuicio.

Uno de los cambios más bruscos que se pueden dar en la vida de un adulto es ir de una cultura a otra, más si tiene el agravante del idioma, como es el caso de la llegada de un "latino" a los Estados Unidos. Incursionar en el nuevo contexto sin conocer la lengua comprende un esfuerzo mayor, que está acompañado del sentimiento de vergüenza y frustración de no poder expresarse, entre otros factores más.

Discriminación por competencia

Ir a la clase y saber que su profesora encuentra muy divertido burlarse de cada error que comete, sin hacer esfuerzos en corregirlos, es una verdadera frustración que debe vivir esta víctima de bullying, sobretodo cuando sabe que la persona que le guía en su proceso y que debería ser su apoyo, la somete a la burla pública y con ello propicia el escenario para que las otras persona lo hagan. Todo ello resulta increíble de creer al saber que el victimario es una persona del mismo grupo social (nacionalidad), pero con la diferencia que ella ha logrado superar la barrera del idioma.

A propósito de la polémica campaña del candidato presidencial Donald Trump, varios medios como La Opinión, han revelado la discriminación como uno de los fenómenos sociales más fuertes que deben afrontar muchos latinoaméricanos al llegar al país anglosajón, pero lo más sorprendente es que dicha discriminación no la reciben por parte de los nativos, sino por su misma gente, latinoaméricanos que llevan mayor tiempo en el pais, quienes discriminan y excluyen a sus propios compatriotas.


De acuerdo con Carlos Vaquerano, director ejecutivo de Salvadoran American Leadership and Educational Fund, la discriminación entre latinos en los Estados Unidos se da por la competencia. Se trata de ganar más dinero o más reconocimiento, de intentar ser el mejor al costo de discriminar a las otras personas, especialmente a los que son recién inmigrantes, quienes por su desconocimiento del contexto no pueden defenderse.



Acoso escolar y en la red


De acuerdo con las estadisticas uno de cada 3 niños/jóvenes es victima de acoso escolar, el cual se da por parte de compañeros quien toma un comportamiento de agresión e intimidación permanente. 

El bullying puede ser de diferente tipo y en diferentes entorno, real y/o virtual. El psicologo y experto en el tema José María Avilés distingue entre:

  • Sexual, es el que ocurre cuando se da asedio, inducción y abuso sexual 
  • Excluyente, que es cuando se excluye socialmente a la persona al ser ignora. 
  • Psicológico, el cual ocurre cuando se persigue intimida, manipula, chantajea y amenazas a la victima. 
  • Físico, que es cuando se maltrata a través de golpes, empujones o se organiza una emboscada y se agrede fisicamente, osea se da una paliza al aexcluyen
Tal como lo revelan las últimas estadisticas ofrecidas por la Organización mundial de la salud, la Organización de la Naciones Unidas y la Beat Bullying, el 78% de los adolescentes y jóvenes que han terminado cometiendo suicidio han sido victimas de bullying ya sea en la vida real o a través de la red.

Usualmente los niños que son sometidas ante el acoso, terminan siendo poco sociables, frágiles y no reaccionan ni lo hacen conocer a sus padres o profesores por vergüenza o conformismo.

Cultura de la discriminación


Pero esta situación, que ha llevado esta víctima, no ocurre solo en estos contextos, sino en los diferentes escenarios de la vida y entre personas con las mismas condiciones. Y aunque esta mujer, gracias a su autoestima, ha podido lidiar sin mayores inconvenientes con la presión que significa ser discriminada y maltratada, no ha dejado de sentir la ansiedad, el rechazo, la prevención y frustración que sentimos todos cuando somos discriminados o burlados.

La discriminación, a pesar de ser un tema abordado desde hace muchos años sigue siendo pan de cada día. Aún es común encontrarnos a nosotros mismos haciendo calificativos para dirigirnos a otras personas, a las cuales de una u otra forma se les acaba discriminando por sus características o condiciones, tanto así que algunas prácticas de ellas son aceptadas socialmente como la expresión "pastuso" (gentilicio de las personas de la ciudad de San Juan de Pasto), la cual es usada para referirse a una persona que ha hecho algo de forma torpe, además de los múltiples chistes en referencia a los mismos. Así como "negro tenías que ser" o "ese es un indio", asociando estos rasgos con inferioridad.

Aunque se han hecho esfuerzos al respecto, como el de la Organización de Naciones Unidas al adoptar en 1960 una convención en la que se estableció el día 21 de marzo como Día Internacional dela Eliminación de la Discriminación Racial, los avances son lentos. Es inconcebible como en nuestra cultura siguen vigentes los vestigios de la esclavitud, así como la ideología nazi de una raza mejor, los cuales a muchos no les dejan comprender que en la diversidad está la riqueza del ser humano, en el derecho que tiene cada persona a definir su identidad, tanto con los elementos que le ofrece la cultura como con los elementos que le ofrece su personalidad. Resulta impensable que en pleno siglo XXI, con tantos cambios en los parámetros sociales aun tenga que existir víctimas y victimarios de este fenómeno social que hiere, señala y excluye.



Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación