Translate

lunes, 23 de mayo de 2016

El estatus que dan las marcas

Estatus de las marcas


"Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos"

- Will Smith -

Vivimos en la sociedad del consumo, donde las empresas compiten, viéndonos llenos, por todos los medios, con publicidad en la nos venden una imagen de poder con determinados artículos, lo internacional y la compra compulsiva, por lo que conviene preguntarse por las verdaderas razones que nos impulsan a tomar nuestras decisiones de compra, que nos hacen elegir una u otra marca y sobre el papel que jugamos dentro de esta cadena del capitalismo. 

Pensado en todo esto se me ocurrió lanzar, la semana pasada, en las redes sociales, la pregunta: ¿Cuándo adquieres productos de una marca reconocida usualmente lo haces por calidad, estatus o moda? Viendo las respuestas me pareció interesante escribir al respecto.

Y es que no somos ajenos al mundo de la publicidad y la moda, en el vestir, en los aparatos tecnológicos, los automóviles, alimentos y demás productos de consumo, siempre estamos eligiendo del abanico de posibilidades que se amplía más a diario y que nos bombardean a través de diferentes medios. Pero es que más allá del producto, lo que las marcas buscan vendernos es un placer, el cual puede ser calidad, pero muchas veces solo es estatus de exclusividad y prestigio, algo que resulta irresistible a la mayoría de los mortales.




La marca como medio de diferenciación

Si pienso en las marcas, casi que inmediatamente pienso en estatus, es innegable que las marcas lo ofrecen a quien adquiere sus productos, el cual relacionamos, en la gran mayoría de los casos, como un símbolo de poder adquisitivo y buen gusto. Si bien el 83% de las personas que respondieron a la encuesta que hice dijeron tener en cuenta la calidad al adquirir productos de una marca de renombre, un estudio realizado al respecto demostró lo contrario, el grupo de estudiantes coreanos que participó de la investigación considero que una persona que vestía ropa de marca reconocida merecía mejor sueldo y puesto en una empresa que aquella quien no vestía con ropa de una marca en particular.

 sociedad del consumismo y del capitalismo

De acuerdo con una publicación de la revista Puvelasalud, aquellos que creen que el nombre de una marca da un estatus social, sobrevaloran a las grandes firmas, entendiendo que determinan el buen gusto, sin detenerse a evaluar la calidad u otras garantías que puedan ofrecerle. Radicando justamente en ese detalle el éxito de muchas marcas, porque estamos en una sociedad en la que lo que consumimos nos determina. Con base en nuestro poder adquisitivo estamos clasificados en “clases sociales”, y como lo ha dicho Pearse McCabe, ejecutivo de Dragon Rouge, una empresa especialista en estrategia de marca global, “las marcas juegan un papel importante en la expresión de lo que es una persona y, sobre todo, en lo que aspira a ser”.

Da aquí que veamos como personas se esfuerzan porque sus prendas de vestir y los productos que consumen en general sean de unas marcas en particular, y ostentan de hacerlo, los mismos que cambian de automóvil seguidamente o van a los restaurantes más reconocidos o bares de zonas distinguidas, asegurándose con ello un estatus, en algunas ocasiones muy a pesar de su verdadero nivel adquisitivo.



Productos de calidad

En el marketing de percepciones en el que vivimos, predomina la marca frente al producto, por lo cual, estar posesionado en el mercado, es decir, estar en la mente de los consumidores es lo más importante para el vendedor. De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Focus, en España, más de 85% de los consumidores considera que los productos de marcas de fabricante son de mayor calidad que los productos de marca blanca, o marca de distribuidor.

las marcas y el consumismo
Si bien es cierto, que muchas marcas se destacan por la buena calidad de los materiales con los que hacen sus productos, lo cual nos garantiza mayor durabilidad y vistosidad, también es cierto que, existen marcas a nivel regional o nacional que pueden ofrecer la misma calidad a costo menor. 

Me gustaría preguntarle, a todos aquellos quienes dicen elegir sus compras por la calidad, si se han dado a la tarea de identificar la calidad de los productos de marcas menos reconocidas, y que no precisamente sea marcas low cost. Si bien es cierto que a veces no es fácil discriminar con tanto producto compitiendo en el mercado, la gran mayoría de las veces adquirimos estos por lo que vemos en la publicidad, en la que tanto invierten las empresas, o porque nos dejamos llevar por lo que dicen los demás. 


Aunque en su gran mayoría las marcas de renombre se caracterizan por la originalidad, la vanguardia y el estilo de sus productos, no siempre eso es lo que más vale, somos seres pensantes dueños de nuestras decisiones, por lo cual al momento de comprar lo más importante debería ser tener el criterio suficiente para diferenciar que hace mejor o peor a los productos de una marca e identificar lo que es más conveniente para las necesidades que se tienen (ver La diferencia entre lo que quieres y lo que necesitas), sin caer en la ostentosidad, dándole el valor que se merece cada producto, pero sobretodo teniendo en cuenta que nuestras decisiones pueden terminar llevándonos a ser lo que la industria quiere que seamos: un frívolo promotor ambulante, para su propio beneficio.





Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

1 comentario:

Daisy Diaz dijo...

Aunque todos decimos que es por calidad, hay mucha influencia de los medios y el contexto social en el que nos desenvolvemos.

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación