Translate

viernes, 3 de junio de 2016

Ansiedad ¿te preocupas o te ocupas?

ansiedad en los seres humanos
Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin alimento morirán
- Pablo Neruda. -

 El estrés es la enfermedad del presente, son tantas las ocupaciones diarias que en algún momento nos hemos visto atrapados en un episodio de ansiedad, en el cual no hemos terminado de hacer algo cuando ya estamos pensando en lo que debemos hacer después. Si te ha pasado que sobredimensiona las consecuencias de una situación y entra en shock por ello, que te comes las uñas de solo pensar que algo no saldrá bien, que siente escalofríos cuando las cosas se salen del cauce programado y que además te reprochas por sentirse de esa forma; te invito a leer este post, que te ayudará a comprender por qué nos sentimos ansiosos y algunos tips para llevarlo mejor.

A propósito de mi viaje a mi país en unas semanas, mis días son una locura: el tiempo no me alcanza para nada, me siento distraída, pienso y pienso en tonterías, los días se hacen lentos para que llegue el día del vuelo, quiero tener las maletas listas pero no encuentro el tiempo para empezar… en fin, estoy teniendo un episodio de ansiedad y lo se porque allí está un “nudo en el estómago” junto a esa fatiga mental, que de cierta forma me no me deja pensar bien.


Tantas ocupaciones, problemas, trancones, compromisos, deudas, etc, hacen que nuestro cerebro dispare alarmas fallidas en todo momento, que no nos dejan disfrutar el presente y nos hacen vivir con la zozobra de querer estar ya en el futuro, nuestro cuerpo está aquí pero nuestro cerebro va a mil por horas y eso es realmente agotador .


¿Por qué somos ansiosos?
tips para manejo de la ansiedadEl ser humano es el único que trabaja para obtener un retorno a largo plazo, trabajamos todo el mes para obtener un cheque de pago, hacemos trabajo extra para aumentar nuestros ingresos, ahorramos para comprar la casa o el carro, etc. siempre estamos esperando una recompensa, pero cuando tu espera se hace larga es fácil que entres en una crisis de estrés causado por la ansiedad, lo cual ocurre porque biológicamente nuestro cerebro no está diseñado para resolver problemas en un entorno que demora en la respuesta. Estamos hechos para vivir como lo hacen los pájaros o las jirafas.

De acuerdo con la teoría del desarrollo del cerebro humano, este se desarrolló en su forma actual cuando el hombre aún vivía en un entorno de respuesta inmediata a sus problemas. De manera que el estilo de vida que tenemos posiblemente tuvo su cambio exponencial hace unos 500 años, mientras que nuestro cerebro es similar al de un hombre de hace aproximadamente 200.000 años. 


¿Cómo sabemos que estamos ansiosos?

Cada uno experimenta la ansiedad en diferentes grados y de diferentes formas, de manera que, si no lo has hecho, es importante que empieces por identificar cuáles son los síntomas más recurrentes cuando estás teniendo un episodio de ansiedad y cuál es la intensidad del mismo.

De acuerdo con la teoría tripartita de la ansiedad por Peter Lang (1968) los síntomas se pueden dar en tres áreas o sistemas: 


  • Fisiológico, somático o corporal
  • Cognitivo, mental o subjetivo
  • Conductual o comportamental. 
Es así que cuando una persona está ansiosa puede sentir que no le salen las palabras, palpitaciones y taquicardia, mareos, manos temblorosas, transpiración excesiva, se mueve torpemente, pero a pesar de todo no tiene ideas negativas, lo cual no será evidente hasta que no tome conciencia de que está terriblemente ansiosa.

Con la ansiedad hay una hiperactividad del sistema nervioso autónomo, especialmente del sistema nervioso simpático, el cual es el encargado de las respuestas a las alarmas, porque efectivamente tu cuerpo está listo para correr por su vida, pero cuando realmente no tienes porque hacerlo deberás lidiar con toda esta sobrecarga que se produce.

consejos para controlar la ansiedad


¿Cómo lidiar con la ansiedad?

Algunos expertos en la materia dan algunas consejos para no morir en el intento de sobrellevar nuestra ansiedad y para ponerle algo de calma a ese caudal que se desborda e inunda nuestro cuerpo, o mejor dicho que lo empantana.

Hacer ejercicio
Esto te puede ayudar para tonificar los músculos, y así evitar tanto la rigidez como el exceso de la actividad del sistema nervioso. Cuando hacemos ejercicios sentimos un sano cansancio que va a favorecer el sueño y el exceso de preocupaciones que usualmente se “rumean” en la noche y hacen perdermos el sueño.

Quitar el pie del acelerador

Muchas veces nuestra ansiedad surge cuando tenemos mucho que hacer y creemos que no alcanzaremos y la preocupación misma nos impide disfrutar o hacer bien la tarea del momento. Cuando eso ocurre es importante que: primero, selecciones aquellas tareas realmente prioritarias y que vas a poder hacer y, segundo, que intentes centrarte en lo que estás haciendo, que saques de tu cabeza lo que debes hacer luego y busques disfrutar tu presente. Cada vez que descubras a tu pensamiento volando regresalo al presente..

Lista de tareas
Esta es mi preferida. Siempre hago lista de tareas cuando siento que tengo mucho que hacer y empiezo a desesperarme. Cuando tienes cosas por hacer tu cerebro está repasándolas constantemente y eso se vuelve torturante. Evita esto haciendo una lista real de las tareas, considerando aquellas que son prioritarias, piensa además que pueden ocurrir inconvenientes que no puedes prever, y trabaja con esa lista.

Técnicas de relajación
Hacer ejercicios de respiración, meditar, hacer oración, practicar yoga, dar un paseo, leer comic, darte un baño e incluso sentarte a ver la televisión tiene maravillosos efectos para sacarte de ese momento de sudoración y ayudarte a recuperar el control. Yo le llamo pensar más claro.


Creo que no se trata de llevar la ansiedad como una carga pesada y negativa, sino de saber llevarla como parte de nuestros días. Constantemente estamos sometidos a situaciones de estrés que nos hacen saltar los nervios, pero si intentamos recuperar el control de la mejor manera vamos a poder tener cada vez mayor control de nuestra ansiedad. De igual forma creo que, algunos días de ansiedad son bueno y otros no tanto, pero intenta no desesperarte y convertir a esa alarma que se dispara en tu cerebro a tu favor.




Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Interesante lectura pero me queda una inquietud las personas hiperactivas se confundirian con personas aceleradas por el estres. Taty

Isnardo Arenas Navarro dijo...

Taty es dificil diferenciar entre una persona naturalmente y con la capacidad de ser hiperactiva, y la gente que por desorden o anciedad tiene mil ideas, mil proyectos pero ninguno marcha bien... recuerda que ser multitareas no es una condición natural http://www.estedia.social/2016/04/ser-multitarea-un-mal-habito-disfrazado.html

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación