Translate

lunes, 13 de junio de 2016

¡Papá eres mi héroe!


 papá eres mi heroe

Desde que escribí el post para las mamás, un par de meses atrás, me quedé pensando en que tenía que escribir uno para los papás, porque creo que ellos se lo merecen. Tengo el mejor papá del mundo y conozco a papás que son una maravilla, y es algo que se merecen se les diga públicamente, que sepan que aunque no es fácil su tarea, lo están haciendo bien.
Pero la verdad es que no ha sido fácil empezar este post, no sabía que escribir, mi esposo dice que, los papás son como los personajes secundarios de la historia, y la verdad es que en gran parte es así, papá es el Robín y mamá el Batman de la película. Todos recordamos a Batman y a Robin, pero siempre decimos que vamos a ver a Batman.

Una gran mayoría de los hijos llamamos a mamá para hacerle una consulta, para pedir un consejo, para hablar con alguien, para saludar, incluso para preguntar cómo está papá, pero esto tiene sus raíces en el claro papel de representante de la cruz roja que tiene mamá, quien nos sirvió de intermediaria con papá para los permisos, minimizar los castigos, el regalito, evitar regaños, etc. Pero con todo y esto, me gustaría poder decirle a mi papá cada día ¡Tú eres mi héroe!, porque me sobran los motivos para hacerlo y entre más pasan los años más claro los veo y más seguido me encuentro pensando en sus palabras y en su ejemplo, quiero decirle: papi no pudiste haberlo hecho mejor.

Mi padre y todos los verdaderos padres del mundo, esos que están dotados con unas cualidades especiales, son seres maravillosamente importantes en nuestras vidas, que con su forma particular de amar nos enseñan que Batman no es lo mismo sin Robin.

La paternidad

responsabilidad de los padres

Tengo la certeza de que hasta los hombres más rudos se dejan conquistar por la sonrisa de un niño(a), soy testigo de cómo pueden cambiar de opinión luego de una pestañeada y una sonrisa inocente, algunos prefieren a las niñas otros a los niños, pero, al fin y al cabo, todos acaban cediendo. Las tardes con los amigos se cambian por tomar el té de mentira, jugar a las muñecas, dejarse hacer moños y poner collares; prefieren corren detrás de los triciclos y aprenden a perder con emoción ante los más sencillos videojuegos, pero lo mejor de todo es mirarle a los ojos para ver como se les inundan de ternura cuando le dicen: papá.

La paternidad no solo hace alusión al hecho de engendrar, porque para eso hay muchos y bien irresponsables que pueden llegar a ser. La paternidad es la capacidad de amar y proteger que asume un hombre ante su hijo, es el abrir inmensamente su corazón para dejarse conquistar por la dulzura de un niño(a), es aprender a cambiar pañales y pasar noches en vela, es sufrir sus dolores y soñar con sus sonrisas, y todo eso sin tener en cuenta que lleve o no su sangre, porque eso no es lo que le da el significado a la palabra Padre.

Amar es un plato de comida en la mesa

papá eres mi héroeLa mamá vive la maternidad desde que empieza a ver cambiar su cuerpo y sus emociones, pero papá es un espectador por nueve meses, que tal vez viva con mucha emoción, pero espectador, al fin y al cabo. El descubrimiento de su paternidad empieza cuando su hijo ha nacido, cuando teniéndolo en sus brazos descubre a un ser indefenso, que no solo necesita amor y cuidados, sino que también necesita alimento y refugio.

No recuerdo que mi padre jugara mucho conmigo, pero si recuerdo verlo cada mañana saliendo muy temprano a trabajar duro, para que no nos faltara nada. Es emocionante imaginarlo dando lo mejor de sí cada día para que sus princesas tuvieran todo lo que necesitaban, esa fue su mejor forma de demostrarnos su amor, y es que la paternidad en gran medida está guiada por el instinto práctico y lógico del hombre: proveer comida, refugio y protección.

Pero amor también son los paseos al parque, las salidas a volar cometa, los abrazos fuertes, sentarse en el regazo y los cuentos para dormir, es todo eso que no llena la barriga pero que satisface al alma. 

"Pórtese como un macho"

paternidad responsable
Una expresión que para mí expresa firmeza de carácter, templanza y responsabilidad. Mi papá no me la dijo, pero si me enseñó a ser fuerte, a seguir cuando creía que no podría a hacerlo, a darme cuenta de que podía hacerlo mejor cada vez que me dejaba ayudarle, nunca vi que desfallecer estuviera en su cabeza y eso lo aprendí.

Así es papá, el que te deja jugar en la lluvia, te lleva a los partidos, te dice ¡párate! cuando te caes, y cuando lloras, dice: ¡no pasó nada!, él te enseña a través del ejemplo que la vida no es fácil, pero que hay que enfrentarla sin sutilezas. Papá usualmente habla poco, pero lo hace con firmeza y se asegura que estas vivo y entero cuando mamá no está, pero sin quitarte la libertad de explorar. Pero también nos enseña que los machos tienen corazón y uno muy grande, que dan besos en la frente y abrazos fuertes y saben cómo consentir.

Me encanta ver a esos hombres que se enorgullecen de serlo, que se ven comprometidos con sus hijos y lo entienden como parte de su masculinidad. Felicito a aquellos que no han renuncian a su paternidad en ningún momento de la vida, que a pesar de las dificultades que puedan tener con la pareja está allí para una tarde de helado, esos que se saben divertir y entienden la paternidad como su mejor momento: de amar, de proteger, cuidar, de entrega total.



Estoy convencida que la familia es la mejor escuela y en mi caso mi padre ha tenido un papel importantísimo, reconozco en él a un ser generoso, ético y excepcionalmente responsable, que no necesitó decírmelo muchas veces con sus palabras, pero que lo repitió incansablemente con sus actos. Papá nos enseña, que el amor es uno solo, pero que hay muchas formas de expresarlo, él de niños nos hace sentir, como dice la canción you’re my hero, que estará allí para sostenernos cuando no caemos, y de grandes nos da la certeza de tener un amigo con quien compartir, y eso no tiene precio.




Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

1 comentario:

Alis Diaz dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con esta descripción de Papá, me emocione tanto leyendo este artículo hasta las lágrimas, al reafirmar que definitivamente mis hermanas y yo tenemos un gran héroe como Papá.
Mil gracias.

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación