Translate

viernes, 24 de junio de 2016

¿Por qué esperamos para hacer las cosas?

procrastinar-tareas-compromiso-trabajo

Te has propuesto terminar de hacer el trabajo que tienes pendiente desde algunos días atrás y cuando empiezas te das cuenta que tienes mensajes nuevos por revisar, el ventilador está haciendo ruido y hay que limpiarlo, deberías arreglarte las uñas, tu perro necesita comida... y un listado de tareas que te distraen de la verdadera tarea importante. ¿Qué tan a menudo te pasa?


Este post lo escribí luego de leer un artículo sobre procrastinación y descubrir que pospongo las tareas importantes más, mucho más, de lo que me había imaginado nunca. De manera que, luego de la autoreflexión sobre el asunto, consideré importante hablar del tema porque puede que a ti también te esté pasando y no te hayas dado cuenta. Descubre si es tu caso y llevate algunas ideas sobre qué hacer al respecto.

¿Por qué se procrastina?


De acuerdo con los estudios psicológicos la procrastinación es una conducta de evasión, un mecanismo de defensa en el que la persona cede para sentirse bien ante la ansiedad o temor que siente hacia la tarea a realizar. 

Por esa razón es que cuando se tiene algo importante que hacer muchas veces se acaba haciendo cualquier otra tontería o tarea innecesaria, que nos da el placer de la postergación, o también llamado "placer hedónico", pero que al final termina por ser peor, ya que el sentimiento de vergüenza y culpa nos acusa. De no poner un límite a este comportamiento se puede volver un circulo vicioso.


¿Qué pasa en el cerebro de un procrastinador?


Me ha encantado la forma en la que Tim Urban, un auto-reconocedor de ser un procrastinador, ilustra, en su blog Wait but why, lo que pasa en el cerebro de un persona que es propensa a posponer sus tareas.

procrastinar-tareas-compromiso-trabajo
procrastinar-tareas-compromiso-trabajo

*Cerebro de un no procrastinador: "Yo hago cosas que tienen sentido y pienso a largo plazo, ya no soy un niño."

**Cerebro de un procrastinador: "Yo tengo el mismo propósito que él. Nosotros somos lo mismo"

La diferencia radica en que en el cerebro del procrastinador el tipo del timón está acompañado de un mono, que aunque pueda parecer divertido realmente acabará lanzándose encima, lo hará perder el control del timón y al final acabará tomando el timón. 

procrastinar-tareas-compromiso-trabajo
Tomado de: Tim Urban/ Wait But Why
Hasta que lleva el momento de que ya no puede más y debe hacer la tarea (aquí representado como el monstruo rojo) y tiene que correr a todo motor para terminar en poco tiempo lo que ha postergado.

De acuerdo con Timothy Pychyl, profesor de la Universidad de Carleton de Ottawa, la mente del mono es la de esa persona cuyos pensamientos están revoloteando en la cabeza y no le dejan concentrarse. 


¿Cómo regresar a la tierra de la productividad?


Igual que los adictos creen tener control de su adición, un procrastinador cree que puede mantener bajo control sus tareas y cumplir con sus responsabilidades, pero no siempre es así.
Da un vistazo sobre lo que recomiendan los expertos:

  • Perdonarse a si mismo por postergar una tarea. El látigo de la culpa y la auto recriminación son terribles en este caso. De acuerdo con estudios, las personas que se perdonan a si mismos por caer en la procrastinación tienen mejores resultados en sus siguientes tareas.
  • Invalidar las excusas. Dice Pychyl, que lo mejor que se puede hacer es no ponerse a esperar que llegue un mejor momento o tener el ánimo para hacer algo. Empieza a empezar la tarea,  de una vez y sin excusas.
  • No esperes a estar de ánimo. Algunas personas creemos que hay que estar de un ánimo u otro para empezar hacer algo, pero la verdad es que no es cierto, lo único que se necesita es decisión y empezar a hacerla.
  • Pequeños pasos. No veas la tarea como un imposible, para eso puedes dividirla en varios momento o pasos que te permitan avanzar progresivamente hasta lograr terminarla.
  • Practica el autocontrol. A veces creemos que podemos controlarlo todo, pero no miramos sobre nuestro comportamiento. Es necesario hacerse consciente de nuestras emociones y ejercer control sobre ellas. 

De seguro el problema no se solucionará de un todo, pues muchas veces se sale de las manos, pero si nos mantenemos alerta y empezamos a trabajar en ello podremos mantener el control. Muchos días se nos podrán ir de esta forma, pero no podemos dejar que se nos vayan las cosas más importantes como son nuestras metas y las oportunidades de lograrlas. Antes de escribir este blog pasé tres años pensando en hacerlo hasta que inicié y ahora me regocijo en el placer de poder seguir adelante con cada escrito, que es más satisfactorio.

¿Y  tú qué tarea estar postergando mientras lees este artículo?   




Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación