Translate

martes, 30 de agosto de 2016

Formas comunes de perder el tiempo


¿Qué tan amplia sería tu lista si tuvieras que enumerar las cosas realmente importantes que has hecho hoy? Y no hablo de haberte quedado tirado en el sofá revisando facebook y a chatear con tus amigos por dos horas seguidas, me refiero a esas cosas que te han hecho dar un paso adelante y que han sido realmente productivas.

En general no he sido buena gestora del tiempo y no me siento nada orgullosa por ello, también lo he observado en otras personas y en algunos el caso es preocupante, de manera que con estas y y otras ideas me decidí a escribir este post y compartir con ustedes mis inquietudes con respeto a las formas que tenemos de perder nuestro preciado tiempo:




1. Las indecisiones

Desde no saber que vas a ponerte, hasta si debes o no tomar un trabajo, puede ir el amplio rango que alcanza tu indecisión. Dice el profesor Marc Chernoff que, "la indecisión es el miedo a conocer la decisión correcta", es decir, como no sabemos que hacer o nos da miedo lo que queremos, acabamos malgastando el tiempo pensando lo ya pensado. Personalmente, puedo entrar a una tienda de zapatos y estar allí por dos horas sin saber que par de zapatos elegir entre dos o tres que me han gustado, pero lo más tonto de eso es que, usualmente, a los cinco minutos (o menos) de estar en la tienda ya sabía los zapatos que realmente quería, pero no he podido aceptar mi decisión

Pero... La decisión puede ser muy clara si nos basamos en la información que tenemos. No sabremos si la decisión que se ha tomado es correcta, hasta tanto no llegué el futuro, porque al momento de tomarla ésta es tan incierta como es lo que pasará en los próximos minutos, eso es lo maravilloso del futuro: te equivocas y aprender o aciertas y triunfas.


2. El miedo al fracaso

A todos nos gusta tener la certeza de que podemos manejar la situación, ser dueños del control y cuando pensamos en la posibilidad del fracaso nos bloqueamos, nos desalentamos o nos arrepentimos, y así vemos pasar la oportunidad. ¿Has sentido el sinsabor que deja la oportunidad despreciada y la comezón del miedo?

Considera que... Si lo pensamos un poco, el fracaso es el 50% de las probabilidades que nos acompañan en cada emprendimiento, además, el fracaso no es siempre lo peor que puede pasar y el miedo de hacerlo nos puede estar apartando del verdadero éxito.

3. La falta de riesgo

Salir de la zona de confort nos cuesta a la mayoría, tienes un trabajo, mediocre, pero es trabajo; una familia, desastrosa, pero una familia; amigos, hipócritas, pero amigos... y así la lista puede ser larga y en cosas más o menos importantes para tu vida. Lo se. No es fácil lanzarse a lo que quiere.

Pienso que... Hay riesgo al salir a la calle, al conducir el auto, al subirse a un avión, porque la vida es un riesgo y nunca sabremos si se tendrá éxito a menos que demos el salto. Algo así como que: "quien  no arriesga un huevo no sacará un pollo". No es dejar de evaluar las posibilidades, es saber que la vida está llena de oportunidades y nadie vendrá a empujarte al éxito. Además, puede que no llegues a la cima pero habrás aprendido el camino. Siempre he creído que la lección y práctica me llevarán más adelante la próxima.

 4. Las preocupaciones

¿Has experimentado el nivel de estrés al que nos lleva pensar que tenemos muchas cosas por hacer? Antes, acostumbraba hacerlo y se siente fatal, sentía una incontrolable ansiedad, pensada en todo y no me concentraba en nada. La cabeza la tenía llena de mil vocecitas susurrando incansablemente mis deberes.

Frente a eso... Por un lado me hice consciente que no puedo atenderlo todo a la vez, porque no soy multitarea (puedes ver: ser multitarea: un mal hábito disfrazado de habilidad); y por otro acepté el reto del profesor Chernoff y cada vez que intenta llegar la desesperación me pregunto: ¿Qué haría si no tuviera nada por hacer hoy y debiera organizar mi horario? De esta forma borro todas las tareas y hago mi calendario con las tareas realmente importantes, créeme algunas veces no son tantas como parecían ser.


5. Las distracciones

Dios, desde que aparecieron el correo electrónico, los chats, los teléfonos inteligentes, las redes sociales y con estos las incesantes notificaciones, tus días se pueden hacer  infinitamente improductivos si decides atender a todas las burbujas que aparezcan. 

Yo los llamo "dulce tortura", porque aun intento evitarlos algunas veces me dejo atrapar y me descubro borrando correos viejos cuando solo entré a buscar algo que necesitaba para lo que estoy haciendo

Mi nueva regla es... Defino un horario y me concentro en la actividad que estoy haciendo y durante ese tiempo.
  • Solo abro las ventanas con lo que necesito, nada de correo, redes sociales o chats
  • Me doy pequeñas recompensas como: al terminar mi trabajo importante puedo mirar el correo.
  • Si necesito o se ha quedado el chat abierto y recibo una notificación, no reviso esta hasta que haya terminado de escribir la idea, leer el articulo u otras pequeñas pausas que me no me hagan perder el hilo.


6. Falta de autodisciplina

Ninguno de los consejos anteriores tiene sentido alguno si falta autodisciplina. Esta que es una habilidad, es la capacidad de centrarse en lo verdaderamente importante y olvidar un poco el placer del instante, nos hace exigirnos a nosotros mismos y nos lleva a formar hábitos saludables. Personalmente creo que si fuera más autodisciplinada podría haber logrado muchas cosas más o mejores de las que me he propuesto.

Lo que he decido hacer... Antes acostumbraba auto maltratarme por estropear mis propósitos, ya no, ahora cuando lo hago me perdono y me fijo en las veces que he podido hacerlo y busco allí la motivación para mantener la concentración.

Por otro lado, me he puesto pequeñas metas como: poner los zapatos en su puesto, mantener la ropa ordenada, levantarme a hacer ejercicio, etc., pero las he ido incorporando a mi vida poco a poco, no quiero generar agobio, solo ir creando rutinas que me permitan mantener la atención. 


Como siempre que hago una lista, tengo que decir que esta puede ser más larga para unos o más corta para otros. Se trata de que te hagas el examen y mires cuales son tus ventajas y tus oportunidades de mejoras y trabajes con base en ellas para lograr lo que deseas y terminar lo que empezaste.

Comienza por aquí...
¿Qué otros malos hábitos están estropeando tu día? ¿Cuáles son las formas que tienes para perder el tiempo? No dejes de compartir tus pensamientos e ideas con nosotros.

Ah, si no te has suscrito al blog, asegúrate de hacerlo y recibir a tu correo nuestros artículos con más ideas que te ayudarán en la tu vida diaria.



Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pondré en práctica tus consejos, siempre siento que estoy ocupada y las cosas realmente importantes las pospongo.

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación