Translate

martes, 27 de septiembre de 2016

El porqué de cómo eres y de tus hábitos


El verdadero heroísmo está en transformar los deseos en realidades y las ideas en hechos" Alfonso Rodríguez Castelao.


Muchas personas se esfuerzan y ponen "todo su empeño" en proyectos que están lejos de sus creencias, algunos lo intentan muchas veces y siempre acaban fracasando, sin poder explicarse por qué no pueden hacerlo cuando otras personas han podido.

Te has resuelto a bajar los kilos demás que tienes, sabes que seguir una dieta estricta y hacer ejercicios es el camino, así que lo planeas todo y pones en ejecución tu plan. Logras bajar algunos kilos, estás feliz, pero después de algún tiempo dejas de hacer ejercicio y has empezado a pecar con la comida los fines de semana y otra vez has subido de peso. Te miras al espejo y lo admites, !Eres un fracaso total!

La explicación a esta situación está lejos de ser una persona fracasada, sin motivación o disciplina suficiente, pues la verdadera razón es que NO se está convencido de lo que se hace. No te lo crees, aunque te lo repitas muchas veces y lo hagas con la mayor disciplina, tu mapa mental de la realidad lo rechaza, porque no hace parte de él, por tanto, tan pronto como pueda tu cerebro eliminará tus iniciativas y terminarás abandonando tu propósito.

Esto aplica para todo en la vida. Siempre que vayas en contra de tu mapa de realidad, vas a estar lejos de ser feliz y de tener éxito en una iniciativa. ¿Quieres saber por qué? 


De acuerdo con la programación neurolingüística, tú, yo y todas las personas, tenemos unos filtros con los que interpretamos el mundo, lo que es malo o bueno, lo que se cree o no, lo que es divertido o aburrido, etc. Aunque hay interpretaciones comunes de la realidad para todos, la forma como concebimos el mundo y nos vemos dentro de este cambia de persona a persona.



¿Cómo construimos nuestro mapa mental de la realidad?



Desde que nacemos hasta que morimos nuestro mapa mental de la realidad está en construcción y está determinado por la experiencia personal, la crianza, la familia, el contexto, la escuela, los amigos, las personas, la televisión, la radio, los libros, etc.; cada día vamos recibiendo información que transforma o reafirma nuestra perspectiva de la vida.

Es así como tu idiosincracia sobre el trabajo, la salud, la educación, la política, la moda, la religión y demás aspectos de la vida, se han definiendo hasta terminar siendo lo que crees en estos momentos de cada uno de ellos, y es con base en estos que piensas y actúas.

Es nuestro mapa mental de la realidad el que nos hace creer que algo está mal o bien, el que nos hace luchar por una causa o desecharla. Es ese sentir más profundo, la convicción que sientes al actuar.



¿Para qué construimos un mapa mental de la realidad?


Tenemos un maravilloso cerebro, con funciones desconocidas para nosotros que tienen a cargo nuestra supervivencia y una de esas es la de crear mapas mentales a partir de los cuales operar sobre actividades de la cotidianidad, estos mapas permiten al cerebro evitarse un gran trabajo al momento de evaluar una situación y la toma de decisiones.

Constantemente estamos recurriendo a nuestro mapa mental. Desde lo que se desayuna por las mañanas, hasta las compras que se hacen en el supermercado están determinados por este. Es tu mapa de la realidad el que dice si algo es nutritivo o no, o si es muy costoso para llevarlo y también gracias a él nuestro cerebro puede poner el piloto automático a algunas tareas y dedicarse a otras.




El mapa mental de la realidad y los hábitos.


De acuerdo James William, citado por Charles Duhigg, en su libro El poder de los hábitos, nuestra vida, en su forma definida, no es más que un conjunto de hábitos. Una investigación realizada al respecto, en la Universidad de Duke, demostró que gran parte de nuestras decisiones (40%) atienden a hábitos. 

Los hábitos que tenemos están determinados por el mapa mental que se tiene. Es así que, aunque creas que es una actividad reflexiva,  la comida que se pide, lo que se dice, lo que se hace al levantarnos o acostarnos, las decisiones que se toman, lo que opina de los demás, y muchas acciones más están regidos por ellos.



El mapa mental de la realidad y la realidad


Como ya había dicho, el mapa mental que tiene una persona se forma con el tiempo y está determinado por la experiencia individual con el mundo a través de las personas y situaciones con las que nos rodeamos. Es así que acabas sintiéndote una persona fracasada después de que te lo han dicho muchas veces, porque lo has hecho parte de tu mapa mental.

Cuando empecé a tener un trabajo fijo y asumir responsabilidades económicas, no me cabía en la cabeza quedarme sin trabajo, pero cuando tuve que renunciar a uno, en el que ganaba mucho dinero, y pude sobrevivir sin entrar en una gran crisis solo organizando mis gastos, me di cuenta que no era tan terrible después de todo; más allá de esto, hasta que no llegó el momento en que vi anuladas mis oportunidades de tener un empleo, no pude darme cuenta que podía hacer algo que me da mayor placer y me permite ganar dinero.

Con esto te quiero decir, que nuestro modelo mental no es rígido, puede cambiar; se pueden reprogramar la forma interpretar el mundo y los hábitos diarios. Se puede dejar de ser lo que se es hasta el momento y empezar a ser lo que se quiere. Pero no basta con decirlo y hacerlo, pues los estudios han demostrado que es un proceso complejo, pero que indudablemente está al alcance de cada persona. 
La próximas semanas estaré explicando como es posible hacerlo esos cambios que deseamos.

Ahora tú...
Te propongo el siguiente ejercicio: piensa, desde lo personal, en lo que has leído aquí, en la forma cómo tu modelo mental ha influido para ser la persona que eres y lo que haces este momento. Además piensa en esas creencias erróneas que te gustaría reprogramar.


Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación