Translate

martes, 13 de septiembre de 2016

Lo que no deberías esperar de los demás


Si inicar o llevar una relación te hace suponer que esa otra personas debe llenar la gran dosis de expectativas que has depositado en ella, estás exponiendote a llevarte verdaderas decepciones que de seguro será molesto para ambos y te harán terriblemente infeliz.

En la medida que eres menos exigente sobre lo que esperas de los demás, así serán las posibilidades de frustración y sufrimiento que recibirás de su parte, lo que te permitirá valorar a la otra persona por lo que es y centrarte en lo que es realmente importante para los dos.

Piensa en qué pasaría si desde hoy mismo decidieras dejar de esperar que los demás:

1. Esten de acuerdo contigo

¿Por qué es tan importante que las demás personas tengan la misma opinión que tú? Mereces ser feliz y no tienes porque sujetar tu felicidad o tus decisiones a lo que los demás quieren o piensan. Asegúrate mejor de estar de acuerdo contigo mismo, que es lo verdaderamente importante, y verás como deja de importante lo que piensen los demás.

2. Le guste todo lo que haces

Se nos va la vida esperando agradar y ser agradados, nos perdemos en ello, olvidando que ser autentico en si mismo es lo mejor de todo, y esto aplica tanto para ti como para tus amigos, pareja, jefe o padres, etc. Siempre habrán cosas de las que hagas con las que algunos no estarán de acuerdo, por lo que debes descartar de que lo que hagas será de agrado a todos. No tengas miedo a ser diferente si eso es esencial en tí, porque quien te quiere te debe respetar.

3.  Sean como tu quieres

El peor error de todos es querer que las personas que te rodean vean el mundo a través de tus ojos y que se adapten a lo que quieres. Aparte de que es horrible y egocéntrico muy pocos se lo aguntan. Cuando se deja a los demás la opción de ser ellos mismos, tienes la oportunidad de apreciar las cosas que hacen y lo importante de que sean diferente a tí. Respeta y valora a las personas por lo que son, no por lo que tú quieren que sean.

4.  Sepan lo que está pasando

Hasta el momento no se ha demostrado la capacidad humana de leer mentes, de manera que no esperes que tu jefe o tu amiga adivinen lo que piensas o sientes. Tal vez tú seas una persona muy perceptiva, pero esta no es una características generalizada entre los humanos. 

Si quieren que sepan como te sientes o lo que piensas entonces debes decirles como te sientes y no amargarte porque no pueden adivinarlo. Si vives a menudo esta situación, es preciso que revises tu capacidad para comunicarte de forma acertiva y ahorrarte así la frustrante espera de que los demás te entiendan por arte de magia.

5. Hagan cambios repentinos

Si estás esperando que aquella persona cambie ese algo que te molesta sin hacerselo saber, puede que tu espera sea más que larga. Si de verdad hay algún comportamiento en esa persona que crees debe cambiar, es necesario que pongas las cartas sobre la mesa y le hagas saber cómo te sientes y qué puede hacer la respecto  y de esta forma pueda decidir si quiere o no hacer el cambio. Y si decirde cambiar no esperes que suceda de un día para otro, todo tiene un tiempo de cambio, sobretodo si se trata de un habito.

No des por hecho que tu solicitud significa que la otra persona cambiará, no se puede pretender tal cosa y se debe estar preparado para la decisión que tome. Evita resistirte a ello porque hacerlo es someterte a la decepción. Cuando llevamos una relación debemos saber que siempre podremos elegir entre aceptar a las personas como son o vivir sin ellos.



Acostumbraba esperar mucho de las personas, aunque más que eso esperaba que pensaran y se amoldaran a mi caracter  y a lo que yo pretendía de ellas, de esas formas definía afinidad y cariño, pero rechazaba con indignación verme sometida a dichas exigencias. Gracias a la vida, con el tiempo, he podido aprender que amar no es cambiar o amoldar, amar es complementarse y fluir juntos.

Todas las relaciones que iniciamos, no importa en nivel de compromiso, deben basarse en en respeto. Cuando se espera lo mejor pero se espera menos se valora más lo que se recibe, pero también importa menos lo que se deja de recibir. Todos llevamos nuestro costal a cuesta, una mezcla de sufrimiento, lucha y bondad, que una vez puedas aceptarlo verás que tus necesidades no son más importantes que la de los demás y que tu felicidad es directamente proporcional a los pensamientos y visión que tienes del mundo.

Ahora tú...
¿Qué es lo que no puedes evitar esperar de los demás? ¿Qué es lo que más te molesta que las personas esperen de tí cuando inicias una relación?




Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación