Translate

martes, 8 de noviembre de 2016

Técnicas de relajación sin gastar un peso


Si sientes ese terrible peso del estrés, ya sea por el trabajo, las responsabilidades de la casa y los niños, los largos periodos detrás del timón, el estudio, o la combinación de todas las anteriores; debes estar soñando con la visita al spa, pero sabes que necesitas: dinero y tiempo, dos de las cosas que menos tiene la mayoría de los adultos.

Pero no todo está perdido. Si bien no puedes tener diariamente un masaje de la cabeza a los pies, si puedes poner en práctica algunas rutinas diarias que te ayudarán reduciendo el nivel de estrés. Conócelas y crea tu propia rutina anti-estrés, invirtiendo un poco de tiempo y sin gastar un centavo.



Los tips que encontrarás a continuación hacen parte de la muy ilustrativa infografía publicada por Quid Corner en 50 ways to relax without spending money

Por las mañanas

En la mañana es el mejor momento para ponerse en actitud positiva y afrontar los retos que trae el nuevo día. Aquí unos consejitos para tener en cuenta.

Lo que deberías hacer

                     

1. Energízate con una ducha, para lo cual regálate cinco minutos debajo de la ducha mientras te bañas, siente el agua y llénate de su energía. Verás como al salir estás más despierto y lleno de vitalidad.

2. Un estiramiento rápido, al levantar o después de haberte duchado puedes hacer estiramiento de tus brazos, cintura y piernas, que no te tomarán más de cinco minutos, pero que ayudará a tu sangre a ponerse en circulación y preparar el cuerpo para iniciar el movimiento del día.

3. Siente el olor del café, lo cual te ayudará a reducir tu estrés hormonal.

4. Disfruta de un café hecho en casa y aprovecha las fabulosas propiedades que tiene, además de ahorrarte algo de dinero al no tener que ir por uno a la cafetería.


Lo que no deberías hacer



1. Cinco minutos más en la cama después de que ha sonado la alarma. Muchos acostumbramos a hacerlo y a veces te quedas dormido (fatal) y a correr se dijo. Podrías ubicar la alarma lejos de tu alcance, de tal forma que tengas que levantarte para apagarla, eso te ayuda a salir más pronto de la cama.

2. Tener un cuarto a prueba de luz cuando sabes que levantarte te cuesta tanto. Esto puedes evitarlo dejando la cortina un poco corrida para que te llegue la luz de afuera.

3. Salir de la casa sin haber comido o tomado nada, ni siquiera un cereal con leche. Intenta organizar tu tiempo de tal forma que puedas preparar algo rápido, pero nutritivo, para el desayuno. Barriga llena, corazón contento.

4. Comer el desayuno en el camino. Saltar de la mesa al carro o tomar un trago de jugo y correr a la calle. Intenta tomar el desayuno 15 minutos antes de salir y disponer del tiempo necesario para no tener que correr. 


Al finalizar el día

Al final del día, y si has sido bastante exigente, usualmente tendemos a sentirnos agotados y llenos de estrés, por lo que es importante que te enfoques en actividades que te permitan liberarte un poco de ese estrés y prepararte para aprovechar el descanso de la noche.

Lo que deberías hacer


1. Despeja tu mente. Llega a la casa, deja tus cosas, ve a un lugar tranquilo y tómate cinco minutos para estar a solas. Puedes acostarte o sentarte cómodamente, cerrar los ojos e intentar imaginar que te encuentras en un lugar tranquilo.

2. Llama a una persona que quieres y siente la emoción de escuchar su voz y hablar de otros temas. Esta puede ser la mejor terapia que necesites, porque al hablar con un amigo o familiar podemos descargar nuestras emociones, y tener tiempo para reír. 

3. Aléjate de las preocupaciones del día, y esto lo puedes lograr dedicando un tiempo a resolviendo un crucigrama, leer tiras cómicas, leer chistes o haciendo lo que prefieras, pero que te produzca placer y te permita concentrarte en actividades diferentes al trabajo o la casa.

4. Lee un libro o escucha música relajante antes de dormir, lo cual podría llevarte no más  de media hora. Además del placer de relajación que puede ofrecerte, te ayudará a inducirte al sueño. Si escuchas música, puedes cerrar los ojos y dedicarte a escucharla, o adelantar algunas cosas para el día siguiente. 


Lo que no deberías hacer

1. Salir del trabajo dejando cabos sueltos como: no enviar el correo a tu jefe, no haber hecho la solicitud o no imprimir el informe que debes entregar, etc. Esto dejará tareas pendientes que se podrían convertir en motivo de preocupación cuando estés fuera del trabajo. 

2. Seguir trabajando. Ya sea llevarte los problemas que has tenido en la oficina, revisar unos papeles que te quedaron pendiente o enviar algunos correos. Debes respetar tu tiempo para descansar.

3. Olvidar cenar e irte con el estómago vacío a la cama o comer a una hora en la que tu digestión se hará más pesada. Podrías tener sueños pesados y no descansar bien.

4. Finalizar el día con una actitud negativa. Si al final del día las cosas no han salido bien, intenta hacer algo que te de satisfacción antes de irte a dormir. Aunque sea pequeño, podrá ser gratificante para tu cerebro y te hará sentir menos frustrado.
  
Así como estos, existen muchos otros consejitos de los que estaré hablando próximamente, los cuales no son difíciles de poner en práctica. 
La clave de todo está en invertir tiempo en aquellas cosas que te hacen reir, relajarte, desconectarte y dedicar un poco de tiempo a ti mismo, poniéndote en sintonía con tu Yo interior, del que sueles olvidarte. 

Crea tu propia terapia diaria que te permita vivir más saludablemente cada día. De igual forma, al identificar esas cosas que hacen que aumente tu preocupación, podrás dejar de hacer y con ello reducir las posibilidades de iniciar el día o irte a la cama con una mala cara.

Ahora tú...
¿Qué es eso que tanto te estresa?
¿Qué es lo que más te gusta hacer para relajarte?
Comparte con nosotros tus respuestas y tips personales antiestrés para ayudar a los otros lectores a tener ideas para escapar a la rutina agobiante que deben enfrentar.


Si no lo has hecho aún, te invito a suscribirte a Este día y recibir consejos, tips y reflexiones a través de nuestro boletín semanal.

Benchmark Email

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuéntame que te ha parecido esta publicación